Diamantes del Päraway – Padre Nuestro

Luego de una estadía en España e inspirado por la estética del cancionero del trío Los Panchos, Juan Diamante regresó a Argentina y decidió formar una banda que reivindique al romanticismo a partir del bolero. Ejecutando el requinto y con Ailin Bracamonte en percusión decidió formar Ojos Negros. Posteriormente, en realidad, a semanas de la conformación, se sumó la voz y guitarra de la conocida solista mendocina Mariana Päraway. Desde ese instante se comenzó a hilvanar esta propuesta que versiona clásicos de ese estilo con el que hemos crecido los corazones latinoamericanos.

Meses después de presentaciones en diversos espacios de la ciudad de Mendoza, la dinámica de redes sociales obligó a la banda a cambiar de nombre. Es así, que semanas atrás decidieron denominarse Diamantes del Päraway y acaban de estrenar Padre Nuestro, tema original de Los Fabulosos Cadillacs. La canción llega acompañada de un vídeo dirigido por Cristian Prada, que potencia la sensación de encierro producido por la pena con sutiles movimientos de cámara en un pequeño espacio en el que vemos a los miembros del grupo vestidos de luto, ejecutando con sentimiento cada uno de sus instrumentos.

En esta delicada versión, la atormentada voz de Vicentico es reemplazada por el duelo emocional al que nos empuja el contrabajo de Matías Poulsen y el lamento, por momentos contenido y en otros, protagonista, del violín de Rosario González Sáenz. La cautela melancólica con la que el dolor nos obliga a andar queda muy bien expresada a través de la percusión de Ailin y la trompeta de Martín Gorbano, mientras dos voces transparentes entonan ese ruego casi religioso, “Quiero ver amanecer, pero del otro lado, ver amanecer, pero que alguien se quede aquí para saber si yo sigo vivo”. Todo eso resuena en nuestra alma aún después del segundo final.

Comentarios