Dream love

“Nuevos vientos poperos soplan en el norte peruano”

Pongámosle atención a estas bandas jóvenes, conectadas musicalmente por un pop fresco, experimental y sin miedo a gustar. | Fotografías: Marcela Pareja

Cada cierto tiempo, la productora musical Los bits organiza en la ciudad de Chiclayo el concierto Dream love, encabezados siempre por la banda Los Estroboscópicos, quienes en su afán por tocar regularmente en su propia ciudad aprovechan la oportunidad para juntar a lo más innovador de Chiclayo y Trujillo ( a veces con un invitado de la capital). Se trata de tocadas pequeñas, con muchas carencias logísticas pero con un exceso de feeling y de fe en el talento propio. El viernes 17 de mayo se celebró la cuarta edición de este micro festival y esta vez contó con la participación del chiclayano Gorgory, el trujillano Beto Arancibia y desde Lima Diego Trip.

La escena rockera de Chiclayo ha sido siempre poco arriesgada y sorpresiva. Es por ello que resulta grato encontrar algunas luces que aparecen de vez en cuando y que iluminan su apatía. Esta cuarta edición Dream love empezó con la presentación del aún inédito Gorgory, quien nos ofreció un pop densamente melancólico e introspectivo dejando entrever un músico sensible y que respira inocencia.

El segundo artista de la noche fue Beto Arancibia, proveniente de la vecina ciudad de Trujillo. La ciudad de la primavera constantemente está ofreciendo nuevos exponentes musicales. El problema está, como siempre, que al radicar en provincia, a las bandas les cuesta más moverse en el circuito capitalino, que incluso para la misma movida independiente limeña sigue siendo un territorio arisco. Beto vive en el balneario de Huanchaco y ya tiene varios años moviéndose en el circuito local trujillano. Despliega un gran talento para el pop radiable y pegadizo y ya ha grabado varios discos y videoclips disponibles en sus redes sociales. Por eso, es mezquino que un tema tan atractivo como Háblame no esté rompiéndola en Studio 92, por ejemplo. Sea como sea, el trujillano se mantiene constante en la búsqueda y su desenvolvimiento en los escenarios es solvente.

El invitado limeño de la noche fue Diego Trip, a quien conocemos bien luego de la entrevista que hemos publicado aquí en minúscula y en donde lo describimos como una de las promesas del pop nacional. Sensual y seductor, su música es un poderoso coctel que mezcla R&B, soul y bedroom pop, canciones ambiciosas destinadas a engancharte desde el arranque, todas ellas interpretadas por un muchachito de apariencia frágil pero con una tremenda actitud sobre el escenario. Mención aparte merece la importancia del saxofón en sus canciones, instrumento que en vivo cobra un protagonismo entrañable.

La noche se cierra con los locales Estroboscópicos, una de las bandas norteñas que generan más entusiasmo; sobretodo porque su trabajo viene siendo constante y con aspiraciones profesionales. El año pasado sorprendieron con El pop, una canción hechicera y fascinante que ha sido reconocida como una de las más relevantes del 2018 por varios medios especializados de otros países. En vivo resultan una banda dinámica y empática con un público enganchado con su propuesta estética y que corea sus canciones. La promesa del primer disco se está haciendo esperar con ansias.

Comentarios