Fin de semana – Invisible

handrez-garcia-fin-de-semana

El panorama de la música pop latinoamericana es un territorio extenso que guarda sorpresas muy gratas. Gracias a la existencia de sellos con los que casi nunca hay pierde como el venezolano Entorno Doméstico, el mexicano Bad Pop, el chileno Quemasucabeza, el sello argentino de canciones YoConVozDiscos, uno no puede dejar de saciar esa curiosidad infinita por escuchar propuestas nuevas y además emocionarse. A pesar de viajar por la red con la sensación condicionante de saber que no hay nada nuevo bajo el río, se desecha tamaña ingenuidad ante lo gratificante que sigue siendo sumergirse en él. La última sorpresa llega desde Argentina (una vez más), con el sello Fuego Amigo Discos, que no solo edita a buenísimas bandas, sino que ofrece sus lanzamientos para descarga gratuita. Románticos absolutos. Hay que aplaudirlos y disfrutar de su catálogo.

En esa exploración uno se topa con el nuevo material de Fin de Semana, banda poco conocida y cuyo nombre puede remitir a la distensión del ánimo, fiesta y encuentro explosivo con los amigos. Pero no nos equivoquemos, sus canciones toman distancia de cualquier acto celebratorio. El grupo, conformado por Rafael Videtta, Emiliano Barreiro y Facundo Urruti, se mueve dentro de letras que reflejan la intensidad de la mirada, la persistencia de los recuerdos, los escenarios que esconden perturbación, la búsqueda de nuevas experiencias o el eterno retorno a lo cotidiano, con una ejecución sonora entre el dreampop y el kraut rock. Una combinación que durante estos años han forjado cuidadosamente para tener una personalidad propia. En Invisible, su sexto disco en cuatro años, la solidez es realmente notable. Y si tenemos en cuenta que sus canciones se crean y graban durante los dos o tres fines de semana al año en los que deciden juntarse; entonces, pensamos que alguna conexión sorprendente fluye entre ellos. Qué bueno que se refleje en música.

El buen sabor que deja su reciente producción invita a escuchar las publicaciones anteriores. Es evidente la apuesta del trío por mejorar su sonido manteniéndose fiel a una estética evocativa, sin excederse en exploraciones rítmicas que, en vez de aportar, desinflen la propuesta original. Y vaya que lo hicieron bien. Invisible inicia con Está saliendo, una exquisita canción en la que integran, por primera vez, elementos percusivos que otorgan destacados aires tropicales sin desentonar con el electropop característico de su discografía y que retorna de forma pura en Miedo, que encanta si eres de los que se deja fascinar con los trances de personalidades vulnerables, atormentadas, destinadas al colapso.

“Te escondés detrás de una pared. Imaginas desaparecer. Te encontré gritando sin sentido. Te asustas, no querés parar. Me decís ‘todo es tan vacío’. Otra vez: miedo de llorar tenés”.

Camellos se pasea en una atmósfera de angustiante contemplación. Se aleja de la temática de los dos primeros temas y retoma los caminos de canciones como El valle de la luna (2012) o Montañas (2013); sin embargo, en esa tendencia descriptiva de escenarios amenazantes todavía se siente la misma introspección que los caracteriza. Aun así, lo mejor del disco está por venir con Grabador. Mi favorita desde el primer momento. Una canción sencilla, que repite una y otra vez un estribillo que invita a recordar ese momento característico de los noventa en el que bastaba una cinta, un grabador y una buena canción para sentirnos sencillamente felices: una y otra vez hasta el desgaste. Sentida desde la perspectiva de un presente digitalizado, el tema cobra mucho valor y la complicidad con la banda queda sellada. El disco cierra con tres temas que beben de aguas poco exploradas en discos anteriores y en las que también pueden fluir con total normalidad. Pues Viento, Tres Cruces y la bella Timote son canciones en las que el ritmo se concentra en pasajes etéreos donde las letras de Barreiro alcanzan su mejor nivel. El disco que parecía ir subiendo en intensidad, relaja sus intenciones para mostrarnos el lado más personal de la banda hasta el momento y cerrarlo con una extraña sensación, como la del tiempo paralizado ante el bombardeo indiscriminado de recuerdos y ficciones.

Por esa razón, es necesario recomendarlos, así como toda su discografía, la cual podemos conocer en menos de hora y media. Mientras tanto, escucha y descarga Invisible desde su cuenta de Bandcamp:

* Fotografía de Handréz García

Comentarios