Marcela Pareja

El gusto de mirar hacia otro lado

Proyecto fotográfico de Marcela Pareja. Una invitación a mirar la belleza que se esconde en los momentos y las cosas.

“¿Si pudieras describir las fotografías que hago en una sola palabra, cuál sería?.” Fue la pregunta que Marcela Pareja lanzó en azulymoradodiary, la cuenta en instagram donde publica sus fotos más íntimas y personales. Y es allí, en las respuestas de sus seguidores, donde se concentra la mejor descripción que podemos hacer de sus fotografías; esas palabras fueron: “Paz”, “delicadeza”, “cuerpos”, “misterio”, “sutileza”, intensas”, “aprendizaje”, “almas”, “amor-propio”, “sobrias”, “vida”, “minimalistas”, entre otras.

Marcela es una chiclayana recién egresada de la carrera de Comunicación y aunque por ahora está todavía haciendo sus prácticas pre profesionales nos queda bastante claro que la fotografía va a ser parte de su vida. Sobre todo porque ha sabido expresar, a través de las imágenes, una voz propia resultado de una búsqueda personal. Su forma de mirar es dispersa, vacilante y distraída pero el resultado es siempre una sorpresa encantadora. Se trata de una mirada inusual que nos hace detenernos y darnos un respiro, de alguna manera sus fotos nos invitan al silencio. Marcela va a la búsqueda de una belleza oculta, aunque esta pareciera más producto del azar que de la voluntad: las imágenes expresan una sutil naturalidad, como si la fotógrafa apenas hubiera pasado por allí.

A continuación hemos preparado una selección de fotografías publicadas originalmente en azulymoradodiary y estas estarán acompañas de una corta conversación que tuvimos con Marcela a propósito de sus trabajos fotográficos.

 

¿Cómo empezaste a hacer fotos?, cómo has ido descubriendo cuáles son los tipos de fotos quieres hacer?

Comenzó como un desfogue y escape a mi realidad. Muchas veces me sentí inspirada de distintas formas: el clima, la música, las estaciones, los abrazos de mi abuela, el cielo de colores o la naturaleza misma. Descubrí el tipo de fotos que deseo mostrar con el error, equivocándome y creyendo que yendo por una línea más “comercial” podría hacerme de nombre y me podrían contactar más fácilmente; pero en el fondo no era feliz con mi trabajo. Luego de un período de silencio, el cual sirvió para reconocerme y explorar muy dentro mío lo que busco, nace “Azulymorado diary”, un proyecto muy personal donde cuento mediante mis fotografías aquellas cosas que completan mi felicidad. 

Vives en Pimentel, uno de los balnearios más importantes de Chiclayo y muchas de tus fotos tienen a la playa como escenario. Cuéntame un poco cuál es tu conexión con el mar …

Mi conexión va hacia el espacio en general. Si bien la mayoría de mis fotografías son en la playa por lo mismo que resido aquí, me adecuo mucho al nexo que existe entre el personaje y el espacio en el que se desenvuelve. Con respecto al mar, intento rescatar elementos que a veces pasan desapercibidos, de tal manera que en la fotografía que muestro, se pueda valorar y dar un giro a la manera en que vemos algo tan cotidiano como es la playa.

La mayoría de tus fotos tienen a mujeres como protagonistas ¿cuál es tu búsqueda al momento que una chica posa ante tu cámara?

Cuando le pido a una amiga que pose para mí, primero busco que ella pueda sentirse lo más natural posible. En la gran mayoría de mis fotografías, mis musas de inspiración tienen un vínculo de amistad antes que el típico “fotógrafa – modelo”. Muy pocas veces he trabajado con algún/a desconocido/a. No es que no se me hayan presentado oportunidades ni que yo las rechace, pero es mucho más fácil para mi trabajar de esa manera. Intento involucrarlas en mi mente, hacer que escuchen la música de la banda que en ese momento tomo como fuente de inspiración y luego procedo al trabajo fotográfico. Me gusta representar a la mujer de diferentes formas y quitar el cliché que se ha arraigado en nuestra sociedad sobre nosotras: aquel que dice que la mujer siempre debe verse bien, sentirse bien o mostrarse como una dama. 

He notado que la interacción que tienes con tus seguidores en tu cuenta de instagram es muy íntima y constante…

Me encanta tratar a mis seguidores como mis amigos/as. Me llena leer las opiniones que me llegan de cómo califican mis fotografías y lo que significan para ellos/as.  La única manera que he tenido para sacarle provecho a mi instagram ha sido ser yo misma. En un inicio me costó un montón, mostrar mis pensamientos más íntimos y el típico miedo del qué dirán, hasta que me desafié a enfrentarlo y lo demás se hizo más fácil. Mi consejo es que nunca dejemos de ser nosotros mismos, porque aparentar es como estar dentro de una jaula.

Para terminar, cuéntanos cómo te imaginas el futuro en relación a la fotografía, ¿es algo de lo que te gustaría vivir?…

La fotografía y yo vamos juntas. No me imagino a una Marcela que no se haya atrevido a usar este arte como método de escape, seguramente se habría ahogado en sus pensamientos. En definitiva, me veo fotografiando mucho más, armando proyectos, preparándome y, por qué no, apoyando a otros y otras personas que deseen atreverse por mostrar su “yo” por medio de ella.

Pd: Esta última foto es un autorretrato de Marcela Pareja.

Comentarios