Recomendaciones Netflix: burning de Lee Chang-dong

El punto de partida de la película surge de un cuento del escritor Haruki Murakami: “Quemar graneros”. Sin embargo, más que una adaptación, Burning es mas bien una reelaboración de la historia, ya que el cuento, de apenas veinte páginas, ofrece solo algunos hechos y pequeños rasgos de los personajes. Para la película, el director coreano Lee Chang-dong no solo añade y desarrolla nuevas situaciones sino que también altera la historia de los personajes. Si bien es cierto, la atmósfera poética y misteriosa ya se encuentra en el cuento de Murakami, en Burning esto se multiplica a niveles extraordinarios, logrando una potente belleza visual y lírica, combinada de una tensión psicológica sofocante.

La historia gira al rededor de tres personajes, todos perfilados de manera exquisita, personalidades delicadas, potentes y enigmáticas, que expresan una particular visión del mundo a través de notables diálogos donde lo que omiten es tan importante como lo que dicen. El personaje femenino es Haemi, una bella coreana que vive a salto de mata, despreocupada y siempre un poco volada. Ella será la que unirá a dos hombres con poco en común. El tímido e inseguro Jongsu, aspirante a escritor y un poco perdido en la vida. Y también está Ben, el misterioso y siempre sonriente millonario de quien nadie sabe de dónde consigue tanto dinero. Es un personaje seductor y magnético, con exceso de confianza en sí mismo y totalmente dueño de su entorno.

Burning es hermosa por la sutileza en que se desenvuelve la trama. Hay dos partes importantes, la primera se desarrolla dentro de un panorama cotidiano, donde se presentan situaciones sorpresivas y extravagantes que le aportan una atmósfera poética y mágica. La segunda parte es un thriller, la narración se hace más trepidante, cargada de la presión y la angustia por desentrañar un misterio. Por otro lado, la película desarrolla una fascinación por el fuego y sus posibilidades destructivas. Ya sea de manera metafórica, porque los personajes arden lentamente, como si buscaran disolverse, y de manera literal, porque el acto de quemar es una parte importante dentro de la trama.

Esta película es recomendable si se busca un cine distinto. Lo que habría que advertir es que Burning tiene un ritmo lento y contemplativo. Hace falta paciencia y complicidad para disfrutar de los matices sutiles que nos ofrece. Además, entender que no se encontrarán con giros inesperados ni con muchas respuestas. La sensación de incertidumbre se mantendrá hasta el final.

Comentarios