Solo Santiago – Relojes

A finales de julio se estrenó el videoclip de Relojes, uno de los temas pertenecientes al primer material de Solo Santiago. Gran motivo para retomar la escucha de DOCE, disco publicado a finales del primer semestre del año y la primera expresión musical de este joven músico. En ocho canciones ha logrado impregnar un aura de quietud corporal relacionada con la apatía, esa instancia anímica en la que todo alrededor deja de ser apetecible y nos sumerge en la introspección. En la mística de DOCE, pareciera que ese proceso desemboca en la búsqueda de la desaparición, no como intento fatalista, sino como estímulo para disolverse en uno mismo y reformularse emocionalmente.

Desde la intimidad de su habitación, Solo Santiago nos hace partícipes de esa inquietud del espíritu que logra contrastes preciosos entre sus inspirados temas instrumentales como Mejor amigo y aquellos en los que su lírica dibuja contradicción o hartazgo como Relojes. Al respecto, Santiago García, nos comentó vía correo electrónico:

DOCE como EP inicia a raíz de sentirme mal emocionalmente y aceptarlo. El proceso fue un vaivén de experiencias feas y lindas pero siempre con las ganas de encontrar una mejoría emocional. Por eso, tiene canciones acerca de cosas que experimento como la ansiedad en canciones como Pensar, Lenguaje de señas y Relojes; y otras sensaciones más hedonistas como en los temas Descanso para fumar o No recuerdo. Las piezas instrumentales tienen un trasfondo del que me gustaría hablar. Mejor amigo fue un instrumental que hice luego del fallecimiento de una persona muy cercana y siento que tiene una carga linda porque lo hice pensando en Él. Sin nombre 02 es algo que no tiene trasfondo, de hecho, fue un instrumental que en su momento no tenía planeado incluir pero al final me gustó como quedaba en conjunto; en cuanto al Outro [versión de DOCE en YouTube], la voz tarareando el himno de Estados Unidos pertenece a Mac Miller, uno de mis artistas preferidos. A raíz de su fallecimiento quise homenajearlo de forma sutil dentro del EP”.

En cuanto al videoclip, César Villezcas, de Buzzing Lamp Films, es el director que representa en imágenes, a través de una fotografía de baja tonalidad que suaviza el contraste, una atmósfera disoluta que lo abarca todo, con una cámara cómplice que se mueve segura como caótica y que impregna de cotidianidad la pesadez del despertar del protagonista. Aunque sin el pulso realista y extremo de Larry Clark, remite a ese paseo final de Chloë Sevigny en Kids.

Este es el tercer videoclip que se desprende del disco. Los dos anteriores fueron dirigidos por el mismo músico y los compartimos a continuación. Pero antes, escucha también Escrito en sangre, el nuevo tema que acaba de publicar en su Bandcamp.

Comentarios