white llamas

Sobre cómo unos temas pensados para chicas en bikini se transformaron en canciones llenas de euforia, intensidad y diversión

Conversamos con Humberto Campodónico y Alonso Bentín para que nos cuenten cómo nace la banda que encenderá la ciudad //// Fotografías de Handrez García

Ese domingo desperté con una ligera resaca y el cuerpo golpeado por la noche. Con recuerdos salpicados pero uno constante. Era parte de la letra de una canción que me llevaba al local de la noche anterior rodeado de gente eufórica que aplaudía, coreaba y bailaba con la energía de la banda que tocaba en ese instante. «Conchatumare, eres mi vicio» era ese coro. Sí, efectivamente no es profundo y tampoco tiene la intención de serlo, era una frase contundente para desatar la euforia en algunos jovencitos que ya estaban entregados a los casi recién estrenados White Llamas, dúo conformado por Humberto Campodónico en voz y guitarras y Alonso Bentín en coros, batería y programación.

La primera vez que los vimos en vivo fue cuando abrieron el concierto de los argentinos Él mató a un policía motorizado. Lo hicieron bajo el nombre del proyecto alterno de uno de los integrantes: Campodónico; y los que fuimos esperando un poco del folk que venía proponiendo meses atrás nos sorprendimos con un sonido totalmente distinto. Lo que escuchábamos no sonaba a Campodónico, era más bien una suerte de proyecto musical que parecía gestado por Jeremy Jay en su momento más arrebatado y coqueto. Fue una presentación con un sonido limpio y perfectamente ensamblado entre la línea de programación de secuencias, la resonante batería y una guitarra rítmica que por momentos se descontrolaba para ganar en energía, todo en perfecta compañía a las líricas provocativas que se deslizan a través de voces seductoras que parecen querer susurrarnos al oído mientras nos hacemos los indiferentes.

White Llamas es una banda pop –ellos se autodenominan shit rock-, sin un concepto pretencioso ni usando las melodías simplonas del hit radial. Su música es fresca y efectiva. Gustan y suenan naturales.

«Tenía canciones que había hecho para mi otra chamba, canciones que básicamente son musicalizaciones para publicidad  y que quedaron desechadas. Temas pensados para que las chicas paseen en bikini, por ejemplo. Varias de esas canciones las tenía guardadas, les dimos la vuelta para que sean canciones de verdad y así, empezamos a armar un set – nos cuenta Humberto».

Baby you’re Young, es el primer y único tema que el dúo ha lanzado por la red y no estoy siendo excesivo si digo que escuché a muchos cantándola en la segunda presentación que tuvieron, ya con el nombre de White Llamas. Humberto Campodónico cree que ahora es más fácil que las canciones lleguen a los seguidores a través de las diversas plataformas que nos ofrece Internet. Recuerda que en su etapa con la añorada banda Turbopótamos tuvieron que esperar tres años para que vivieran un concierto de verdad, serio, donde la gente saltara y cantara los temas del repertorio. Con White Llamas solo pasaron tres semanas y aunque era un grupo reducido de personas se sintió la entrega de un público que se enganchó desde las primeras secuencias y que fue aumentando en intensidad canción tras canción.

white-llamas-3

Fue en el 2011 que un amigo en común los presentó. Eran los meses en los que Humberto trabajaba en el material de su proyecto solista Campodónico y buscaba músicos que tocaran en escena. Al final, decidió mantenerlo como un proyecto solista pero la amistad con Alonso se fue fortaleciendo todos los fines de semana. Alonso Bentín cuenta al respecto:

“Estuvimos un año juntándonos. Todos los jueves y viernes. Nos reuníamos para jamear básicamente y lanzar ideas. Como él dice, a los temas que tenía los íbamos modificando y por eso salió algo bien ecléctico. Fue algo natural, nos juntábamos, tocábamos y luego salíamos.”

Fue en una de esas salidas que vieron al proyecto local 3am, conformado solo por dos chicos acompañados de sus instrumentos, así como ellos venían haciendo durante casi año y medio pero sin público. Luego de esa presentación decidieron intentar como banda y hasta el momento todo fluye sin mayores pretensiones pero con muchas ganas y dedicación como lo esperaba Humberto:

“Llegué a la conclusión que quería juntarme con gente que esté enteramente dedicada a la música. El problema que yo veo en la escena es que mucha gente se dedica a otra cosa: son abogados, periodistas o fotógrafos y la música es más bien un hobby. Entonces esa gente llega mal a los ensayos, sin sus instrumentos, sin haber practicado, y normal, está bien, sé que a veces uno tiene que buscarse la vida y la música no da plata. Pero de lo que me di cuenta es que si quería realmente progresar o hacer algo que sea interesante había que tratar de juntarse con gente enteramente dedicada a la música”.

Y aunque sus gustos musicales difieren con notoriedad, la conexión entre ambos se hace evidente en sus ganas por tocar y sacar adelante a la banda. Alonso afirma:

“El punto en el que nuestros gustos se cruzan es relativamente pequeño y así estamos mostrándonos al público, con esa combinación de estilos, como una banda que va creciendo poco a poco, sin la concepción de algo establecido y eso lo disfrutamos.”

white-llamas-4

Tanto que están trabajando en el lanzamiento de un nuevo tema, piensan en realizar un vídeo para el sencillo Baby you’re young y se vienen más presentaciones en vivo. Les pedimos que toquen algunos temas para realizar una sesión de fotos. Acceden sin reparos. Alonso programa las secuencias, Humberto se entusiasma con un sonido extraño que viene del monitor. Qué es eso, pregunta Alonso. No sé pero está bonito, hay que usarlo, responde Humberto mientras coge la guitarra. Cada uno se instala en sus posiciones, frente a frente. Los temas suenan perfecto para melómanos entusiastas con ganas de disfrutar de bonitas canciones. Ya quiero volver a verlos en vivo. Se nota que ellos también la pasan bien así. En ese momento recuerdo algunas de las palabras de Humberto:

“Cuando yo era chibolo mi meta era llegar a ser Elvis Presley, ahora es como: ojalá pueda tourear por México y Estados Unidos – dice riéndose – pero el amor por la música no ha disminuido.”

Todos lo hemos notado.

Comentarios